¿Por qué decidiste trabajar a distancia desde México?

Dado que en Visplay ya tenía la posibilidad de trabajar a distancia antes de la epidemia de coronavirus y disponía del equipamiento y la infraestructura necesaria, pude trasladar esta oficina en casa a México. Es un país muy grande y resulta imposible conocerlo bien en unas vacaciones, por lo que en marzo de 2023 me mudé para pasar más tiempo en el país.

¿Por qué elegiste México como destino?

Quería mejorar mi nivel de español, tener nuevas perspectivas de México y también practicar mi técnica de surf más tiempo. Ya había estado en México en vacaciones y siempre me había impresionado la alegría y la diversidad del país y de su gente. Además, en México hay una gran diversidad culinaria y uno de mis hobbies cuando viajo es descubrir la gastronomía y nuevos platos.

¿Qué desafíos puede plantear una estancia de este tipo?

La diferencia horaria ha sido un pequeño problema. Tenía que estar listo para reuniones a las 7 de la mañana con mis compañeros de Alemania cuando allí eran las 3 de la tarde. La mayor parte del tiempo empezaba a trabajar a las 6 de la mañana, cuando en Alemania solía hacerlo sobre las 8:30.

¿Dónde has estado la mayor parte del tiempo?

La mayor parte del tiempo he estado en «Mixcoac» un barrio muy céntrico y típico de Ciudad de México. Mi AirBnB era barato y había un centro cultural con una biblioteca, un estudio de baile y varios locales alquilados por comercios.

¿Qué es lo que más te gustó de Ciudad de México?

En Ciudad de México el barrio que más me gustó fue «Coyoacan». Es muy verde y artístico. En este barrio están las casas de Frida Kahlo y Diego Rivera.

¿Cómo estructuraste y administraste tu horario de trabajo?

He intentado trabajar desde sitios muy diferentes. En mi AirBnB, el centro cultural, cafés, el centro de escalada o cuando iba de acampada. La mayor dificultad era encontrar buena cobertura de wifi. Lo que es muy fácil en Ciudad de México, resulta más complicado en lugares remotos donde tenía que conectarme a la red móvil de vez en cuando.

¿Dónde te resultó «más fácil» trabajar?

Me he dado cuenta de que trabajar en un café o, por ejemplo, en el centro de escalada me permitía concentrarme y me inspiraba. Aunque trabajar en un AirBnB también era productivo, los otros lugares me ayudaban a concentrarme y tenían la ventaja de que había personas como yo que trabajaban a distancia. En concreto, el centro de escalada era un lugar excelente porque podía aprovechar los descansos para escalar, lo que me ayudaba a despejar la mente y generar nuevas ideas.

¿Qué hacías en México cuando no estabas trabajando?

En lugar de irme a la playa a hacer surf, me marché hacia al norte cuando el volcán de Ciudad de México entró en erupción. Ya había visitado el sur muchas veces en otras vacaciones, por lo que fue muy interesante visitar el norte del país. Es más seco y hace más calor, pero por las noches refresca.

¿Qué experiencias culinarias has tenido?

En México no es muy fácil si no comes carne. A los mexicanos les encantan las carnitas y los tacos con todo tipo de carne. Pero encontré algunos sitios que tienen buena comida vegetariana. Para desayunar, los chilaquiles o las gorditas nunca fallan. Los mexicanos adoran las papitas y salsas. Todo lleva salsas. El chamoy y el Tajín se utilizan para escarchar el borde de un vaso de cerveza y pone un toque picante a las frutas y a cualquier cosa que se te ocurra.

¿Hay algún sitio que te gustara especialmente?

Me gustó sobre todo la ciudad de Zacatecas en el norte. El centro histórico y las montañas (o más bien colinas), los numerosos cafés y restaurantes veganos y la posibilidad de escalar hicieron que me quedara allí un tiempo.

¿Qué has sacado de tu estancia en México hasta ahora?

Lo que he aprendido después de un mes es que 8 horas de trabajo en Alemania son 8 horas de trabajo en México. Trabajas en otro país, pero no estás de vacaciones. Tienes que planificar bien el tiempo y si es necesario, trabajar por la noche para poder ver todos los museos y los sitios de interés.